¿Crees que correr es de cobardes? Descubre cómo puede ayudarte a ahorrar energía en tu empresa

Correr te puede ayudar a conseguir tus objetivos corporativos de eficiencia energética

¿Crees que correr es de cobardes? Descubre cómo puede ayudarte a ahorrar energía en tu empresa

La fiebre running ha llegado para instalarse con fuerza. ¿Una moda pasajera? No sólo te ayudará a estar más en forma, te sorprenderá saber lo que puede hacer por tus objetivos corporativos de eficiencia energética.

Correr te puede ayudar a conseguir tus objetivos corporativos de eficiencia energética¿Qué tiene el running que ha contagiado a todo el mundo? Da igual la hora del día que sea y el país en el que estés; salir a pasear y que te adelanten varios runners ya ni te sorprende, y cada vez son más los amigos y compañeros de trabajo que se animan a salir a correr por la tardes. De repente a todo el mundo le ha dado por correr cual Forest Gump.

No sólo eso, a esta fiebre del deporte se ha unido también la de la alimentación sana. Seguro que ya has eliminado de tu alimentación los famosos azúcares, intentas tomar fruta entre horas, la comida rápida ha pasado a ser menos habitual y ya incluyes más alimentos ricos en omega 3 y 6.

¿Cómo empezaría esta fiebre y cómo ha conseguido convertirse un éxito mundial? ¿De repente nos ha dado a todos por ser más sanos?

¿No preferirías correr en un ambiente más limpio?

Menos sana in corpore sano, decían los romanos. Hay que cuidar el contenido y el continente. Ya que todos comprendemos los beneficios que nos aporta practicar deporte, ¿por qué no preocuparse también de que el ambiente en el que corremos sea el mejor?

Seguimos viviendo en ciudades altamente contaminadas. No hace falta que se las autoridades nos alerten, ya podemos verlo con nuestros propios ojos. Sólo tienes que mirar al cielo. Según datos del MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), la contaminación que se registra en España produce 16.000 muertes prematuras al año, una cifra siete veces mayor a la de fallecidos en accidentes de tráfico en 2010.

¿Estamos haciendo lo suficiente por luchar contra el cambio climático?

A lo mejor ya estás aportando tu granito de arena. Gracias a una creciente conciencia medioambiental en nuestra sociedad, la mayoría de nosotros ya realiza acciones cotidianas para preservar la naturaleza que nos rodea: separar el vidrio del papel, cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, imprimir por las dos caras, etc.

Si es así, ¡estupendo! Cualquier pequeña acción que ayude a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a vivir en un planeta mejor es muy valiosa.

Sin embargo, datos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU, el IPCC, indican que nuestro planeta se calienta más cada día, aproximándose a la temida cifra de 2ºC por encima de los niveles previos a la Revolución Industrial. ¿Qué más podemos hacer para evitarlo?

Los Sistemas de Gestión Energética, una herramienta para tu día a día

Vamos a ponértelo fácil. Este video te ayudará a entender mejor dónde están nuestros mayores consumos:

Si no tienes tiempo ve directamente al minuto 2:20, dónde se pueden ver los datos más claros.

Como ves, es muy positivo cambiar las bombillas de tu casa por LED, elegir un frigorífico y lavadora de clase A++, usar más el trasporte público y dejar el coche para desplazamientos ocasionales. Pero seguro que te ha impresionado conocer que el mayor consumo energético se centra en los puestos de trabajo.

A menudo pensamos que la eficiencia energética es para grandes empresas, que coticen en bolsa y dispongan de grandes presupuestos para gastar en mejorar su imagen y su sostenibilidad. Pero un Sistema de Gestión Energética es mucho más que compleja tecnología y una mejor imagen.

Al igual que en el running, la gestión eficaz de la energía que usamos nos ayuda a estar mejor por dentro y por fuera. Mens sana in corpore sano, sostenibilidad por dentro y por fuera.

Cada gesto, por pequeño que sea, cuenta. Esta es la filosofía de un Sistema de Gestión Energética (SGEn). La centralización de estas pequeñas y grandes ideas, desde distintos ámbitos (de operación o de gestión) que ayuden a reducir los kWh consumidos por las empresas.

La implantación de un Sistema de Gestión Energética te ayudará a tomas decisiones teniendo en cuenta el ahorro energético que te pueden aportar. Si tu gasto en calefacción es elevado, puedes sustituir la caldera por una nueva y más eficiente, o puedes estudiar qué ocasiona ese consumo y atacar la causa del problema. Tal vez los horarios de calefacción del edificio son exagerados, o el sistema tiene fugas que no se han detectado.

Sin duda una caldera nueva contaminará menos, pero si no atacas la causa del consumo desmesurado nunca terminarás de resolver el problema. Un Sistema de Gestión Energética te ayuda a encontrar esa causa y solventarla. Con los ahorros que obtengas pasados unos meses, se podrá invertir en una caldera nueva y tal vez hasta sobren fondos para otras medidas de mejora.

En Europa ya hemos dado un paso con la publicación de la Directiva 2012/27/EU y en España con el Real Decreto 56/2016. Las empresas, quieran o no, tendrán que empezar a disminuir su consumo energético, pero podrán elegir entre realizarlo de forma continua, implantando un Sistema de Gestión Energética, o de forma puntual, realizando auditorías energéticas.

¿Cómo cumplir con el RD 56/2016? Auditoría energética o sistema de gestión energética

Exactamente igual que los runners: los hay puntuales, los que salen los lunes para compensar los excesos del fin de semana, y los hay constantes, que salen dos o tres veces a la semana, llegando cada vez llegan más lejos y batiendo récords.

Ha llegado el momento de empezar un cambio mundial que llegue más lejos que la fiebre del running. ¿Te apuntas?


¿Te ha gustado este post?
Suscríbete a nuestra newsletter.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top